¡AHORA TÚ PONES LAS REGLAS!

Una vez tengan todas estas nuevas reglas y cambios, lleguen a un acuerdo entre el salón de cuáles son las reglas que usarán para lo que viene.

Ya teniendo un acuerdo entre todos y todas ahora es el momento de que escribas tu propio cuento de hadas, puede ser lo que tú quieras con los personajes que a ti te gusten. Las únicas reglas que tendrá son las que ustedes mismos se imaginaron. Lo que sí te recomendamos es que tu cuento tenga un final feliz y más importante aún que te haga sentir cosas nuevas y a imaginarte que lo que pasa todos los días tiene potencial de ser maravilloso.

Te queremos invitar a que experimentes y juegas, junto a tus compañeras y compañeros, con la realidad.

En el salón tómense un tiempo para pensar en cosas comunes, de pronto el bus, sus cuadernos, el timbre. En todo caso cosas que parece que no tienen cómo ser diferente. Al mismo tiempo, piensen en las reglas de la normalidad, por dar un ejemplo: las cosas que suben tienen que bajar.

Una vez hayan anotado y pensado en estas cosas en conjunto, imagínense cómo pueden cambiar, cómo pueden ser diferentes. En el caso del ejemplo puede ser: las cosas que bajan tienen que subir o las cosas que bajan se quedan bajando y las que suben se quedan subiendo. Cualquier cosa que se puedan imaginar va a estar increíble.